[content_box  title=”Un poco de historia ” image=”” icon=”home” link=”#” linktext=””] [/content_box]

Estamos en un edificio especialmente protegido por su singularidad, es el primer edificio que se construye en Segovia con estructura de hierro. Después de la Catedral, es el edificio con más altura de todo el casco histórico. Desde su azotea, se puede contemplar toda la ciudad y la sierra.

Nos encontramos en pleno corazón del casco histórico de Segovia a tan solo 50 metros de la Plaza Mayor y a 5 minutos de cualquier monumento de esta Capital Patrimonio de la Humanidad, haciendo esquina con tres calles, Calle Colón, Calle Serafino y la Plaza de la Rubia.

Desde que se construyó el edificio, la planta baja fue destinada a bar, siendo regentado por “Anastasio” y llamándose “Bar las Columnas”, haciendo referencia a las columnas de hierro que tiene en su interior. Tras la jubilación de Anastasio, pasó a ser regentado por Primitivo Martín, un gran profesional de la cocina, manteniendo el mismo nombre y ampliando las instalaciones, utilizando para cocina y comedor la primera planta del edificio.

edificiohistoria

Cuando se jubila Primitivo, se hace cargo una sociedad, la cual hace una reforma integral, pasándose a llamar “Tavern Portobello Street”. Hasta que en Abril del 2005, nos hace cargo, Vicente Iglesias Delgado y Laura Cañas Arranz, llamándolo “Mesón Restaurante Casa Vicente”, haciendo unos ligeros cambios en la decoración y la fachada.

[content_box  title=”Trayectoria profesional” image=”” icon=”user” link=”#” linktext=””]

La historia profesional de Vicente, gerente de este establecimiento empieza desde muy joven, con 9 años compaginando los estudios con un trabajo de repartidor de flores, hasta que a los 14 años empieza en la hostelería como aprendiz en un Kiosco de bebidas llamado “Marquitos”, que regentaba Marcos Lázaro.

Después de un año Marcos pasó a regentar un negocio familiar llamado “Villa Ángela”, a donde también fue a trabajar Vicente, era un merendero muy tradicional, con jardín y pista de baile, donde principalmente se celebraban las fiestas del barrio de San José.

La fachada del localAntes de cumplir Vicente los 16 años, los hermanos Vidaechea fueron a buscarle para trabajar en el bar “El Soportal”, en la Plaza Mayor, a los nueve meses se lo traspasan a Jose Luís Gómez que era propietario de “Café la Concepción”, en la Plaza Mayor, donde pasó Vicente a desempeñar el primer trabajo como ayudante de camarero, para posteriormente ascender a camarero hasta que se fue al servicio militar, donde trabajó como segundo metre en la residencia militar en el Puerto de Navacerrada.

Cuando terminó el servicio militar, vuelve al trabajo donde estaba antes de irse, a los 6 meses de su incorporación, pasa a ocupar el puesto en encargado general hasta el año 1998. En el transcurso de este tiempo, monta una sociedad en la que se encontraba junto con él, Jose Luís, Nicolás y Javier, montando “El Café de San Millán”.

En octubre de 1998, deja la sociedad y su puesto de trabajo como encargado general para coger el traspaso del bar “La Frasca” junto con su mujer Laura, el cual, a día de hoy todavía mantienen justo enfrente de “Casa Vicente”. En el año 2002 junto con su hermano Ángel montan el Restaurante “La Judería”.

En el año 2005, Vicente junto con su mujer Laura, se hacen cargo del “Mesón Restaurante Casa Vicente”, donde desempeñan junto con sus colaboradores su experiencia profesional de gran éxito.

[/content_box]